domingo, 11 de mayo de 2008

El Diario de Bridget Jones, by Helen Fielding


Últimamente, cuando me pongo a pensar en libros, me vienen a la mente los más tristes. No es extraño. Mi estado de ánimo, aunq bueno en general, tampoco es para tirar cohetes. Que una relación de casi tres años se vaya al traste, por fuerte que sea una, y equilibrada que pueda estar, no es para tirar cohetes. Que desde enero, hasta el día de hoy, me haya quedado sin trabajo y sin novio es, cuanto menos, difícil de digerir. Pero, como dice ladebo, que es mu listísima, y mi hermano, si ha pasado, es pq seguramente lo necesitaba, pq una renovación de vez en cuando es más que imprescindible y pq, obviamente, como estaba, no estaba bien.

En fin, que al mal tiempo, buena cara, a las penas, alegría, y al tequila, mucha sal. Que sale el sol por Antequera, y las penas, penas son, como decía el maestro. Y que si hay que llorar, que sea por cosas realmente importantes, de esas que uno no controla, de las que no hay vuelta atrás, de las que la pérdida resulta definitiva y devastadora. Que también hay libros con los que reírse, coño.

Y hoy me voy a poner superficial, que de vez en cuando no hace daño, y os voy a hablar de El Diario de Bridget Jones. Me lo leí hace mucho tiempo, unos seis años ya, durante mi estancia en Belfast. Al principio me costó mucho encontrar trabajo, pero cuando lo hice, fue un chollo. Trabajé durante algo más de dos meses en la cocina de la sección geriátrica del Royal Victoria Hospital, en una de las zonas católicas de la ciudad. Buen sueldo, compañeros de trabajo muy majetes (sobre todo Michael, con el que me reía lo más grande y con quien compartí muchos ratos de buena música y mejor conversación), y un curro de lo más relajado. Entre rato muerto y rato muerto (digamos, entre que servíamos la comida a las 16h y bajaban los platos sucios sobre las 17.30h), y mientras engrosaba el ya de por sí considerable tamaño de mi trasero, en especial en aquellos días, me leí varios books, ente ellos, este.

Bridget es divertida. Neurótica, insoportable, superficial, tonta, inaguantable, loca y, sobre todo, divertida. Bridget era un poco yo. Siempre enamorada de tipos guapos e imposibles. Siempre preocupada con su peso. Siempre a dieta, pero nunca a dieta en realidad. Siempre rodeada de buenos amigos. Pero Bridget también era un poco mi antítesis. Bridget se tira a la piscina, aunque se salga toda el agua. Bridget no tiene miedo al ridículo, ni al fracaso. Bridget se ríe de la vida.

No sé, es un libro que recomendaría para cualquier mujer que esté baja de moral, pq consigue hacerte reír, y hacer que te des cuenta de lo tonta que puedes llegar a ser, y de lo equivocada que puede llegar a ser tu percepción en ciertos momentos. Te hace pensar, si es lo q necesitas, u olvidar, si es lo que buscas. Te hace evadirte, y reír mucho, y eso es bueno, al menos, de vez en cuando.

Hoy me ha quedado una entrada más personal de lo que suele ser habitual. Espero se me perdone... Y sino, pues nada, oye, vosotros os lo perdéis!! Sean felises...

6 comentarios:

Alicia dijo...

No hay nada que perdonar. Pues sólo faltaba eso! Que pidieras perdón por las cosas que escribes en TU blog.

Ladebo y tu hermano tienen razón. Las cosas pasan por algo y, aunque dolorosa, tu ruptura y la pérdida del trabajo seguro que forman parte de un nuevo ciclo en tu vida que, más pronto o más tarde, comenzará.

El libro también me gustó mucho, aunque no sea el mejor dentro de la categoría "chick lit".

Muchos besos.

E. dijo...

You can't always get what you want
You can't always get what you want
You can't always get what you want
But if you try sometimes you might find
You get what you need

Letizia dijo...

Hay que leer a Larra. Eso sí que es un escritor. Yo lo leo todos los días y sólo regalo libros de Larra. Desde mi Felipín al Presidente del Gobierno toda España tiene un libro de Larra que le regalé yo.

Besos de Princesa

lachicafriolera dijo...

Yo soy pro bridget jones total. Será más tonta que una castaña, pero es muy divertida como tu dices y el libro es muy entretenido, y a veces es lo más importante.

ánimo con la vida, todo pasa, ya sabes.

Anónimo dijo...

Lo bueno de la Bridge es la forma tan irónica y real de mostrar la adicción,esa necesidad de satisfacción inmediata que tapa vacíos. Fácil de identificarse con ella. Yo también me lo pasé bien con este libro.
En cuanto a tu nuevo ciclo de vida, enhorabuena. Cuanto más ligeros vamos de equipaje, mejor nos atrevemos a buscar nuevos caminos.Según el Feng shui hay que dejar espacio para que lo nuevo entre en nuestra vida. Pues eso.Mucho ánimo guapa.
Rosana

Diana dijo...

A veces para que nuestra vida se mantenga en pie es necesario que se destruya. Ya puedes empezar a construir una mucho mejor ;)
Lo más superficial que he leido últimamente es El diablo viste de Prada, que es tan divertida como Bridget Jones. Kisses!